martes, 18 de noviembre de 2014

Las funciones sociales y culturales del servicio público de radio y televisión autonómica

Como ya es tradicional, aprovecharemos la celebración de nuestra Asamblea para propiciar un espacio de discusión-formación sobre un tema candente para la profesión y el sector cultural.

En esta ocasión, y coincidiendo con el trámite parlamentario de la (muy enmendada)  Proposición de Ley de Radio y Televisión Canaria, celebraremos una sesión de debate, en la misma Casa de Colón, a las 10 de la mañana, sobre las funciones sociales y culturales del servicio público de radio y televisión autonómica en la que intervendrá el Catedrático de la Universidad del País Vasco, Ramón Zallo

Somos de la opinión que el sector cultural no debe permanecer ajeno a este nuevo proceso de regulación de una institución intermedia tan decisiva para la institucionalidad de la CAC como para el desarrollo cultural de las islas.

Reproducimos un fragmento de un texto de Ramón Zallo a modo de aproximación al tema a tratar.

El carácter avanzado de una sociedad democrática se advierte, en buena parte, en el número, funciones y calidad de organismos e instituciones intermedias que hacen de puente entre la legitimidad de los valores públicos de las instituciones electas y las realidades sociales plurales, incluidos los “grupos de interés”. Instituciones como el Ombudsman, Comités de Redacción en los medios de comunicación, Foros diversos, Plataformas ciudadanas… son de naturaleza muy distinta pero con una finalidad similar: ampliar el espacio público más allá del espacio de la Administración y de los agentes políticos especializados. Desde ahí se generan valores colectivos que no emanan directamente del interés institucional o de Estado –representando lo racional y general- sino de un discurso colectivo de construcción democrática y social –representando el equilibrio de lo público, lo social y lo particular-.

 En la comunicación audiovisual la gobernanza tendría distintas expresiones:

-para la supervisión a posteriori de los valores reconocidos legalmente, resulta más que recomendable una Autoridad independiente en cada espacio comunicativo;
-para que los valores socialmente aceptados y la calidad referencial del sistema público se tengan en cuenta en la programación, resulta necesario un Consejo Asesor;
-para que la sociedad se encarame a la programación misma como espejo social y se democratice el sistema comunicativo público, es clave normativizar el Derecho de acceso;
-para que la información sea fiable en un contexto de expansión cualitativa de los informadores-opinadores, son necesarios los consejos profesionales de Informativos;
-para que se gestione desde la solvencia, es imprescindible un Consejo de Administración no partidista, con funciones estratégicas y de gestión, a cuyas decisiones colegiadas se atiene la Dirección general;
-para que se puedan cumplir los objetivos de Servicio Público reconocidos es conveniente la regularización de los Mandatos-Marco y Contratos Programa, con compromisos de producción y programación de Servicio Público que justifiquen la parte de financiación pública, incluyendo un sistema de seguimiento;
-para que todo el andamiaje parta de la legitimidad, es fundamental la intervención del Parlamento validando órganos, debatiendo en pleno sobre modelos…y una Comisión de Control más orientada al uso de las cuentas que al control político.
 Este texto ampliado aquí.


No hay comentarios :

Publicar un comentario

¿Quieres comentar este post?